jueves, 17 de marzo de 2011

Un soplo de aire fresco

Cuando el invierno todavía no tenía pensado abandonarnos, un espíritu inquieto decidió venir a visitarme. Habían transcurrido tres meses desde mi anterior visita, en concreto, Alex se marchó de aquí el 14 de noviembre de 2010, y tuve que esperar hasta el 17 de febrero para que alguien tuviese el interés (y el valor) de acercarse por estas gélidas tierras del norte.

En principio iban a ser dos los intrépidos, pero por desgracia, Germán cayó; una historia en el trabajo no le dejó venir. Pese a todo, Marta decidió seguir adelante y se presentó aquí cuando la nieve estaba en unos de sus puntos álgidos, pero ni con eso se amedrentó, después de todo "winter is comming".

El invierno aquí es especial, pocas horas de luz, temperaturas muy bajas (creo recordar que en esa semana estuvimos a -18º), pero pese a todo, o puede que por ello... deja imágenes imborrables en la retina de aquellos que se atreven a contemplarlas:









Creo que Marta disfrutó en su visita, al menos hice lo que estuvo en mi mano para que así fuese (le hice magdalenas, ¿qué más se puede pedir?). Tuvimos oportunidad de recorrer la ciudad, sentir sus calles y su suelo (ambos probamos el tacto del hielo en nuestras carnes en sendos resbalones), disfrutar de un chocolate caliente en un gran ambiente, y sobre todo de cocinar, ya que junto a ella preparé algunas de las recetas que ya se han presentado en este blog. Además, tuvimos una oportunidad que no se da muchas veces en la vida, caminar por un lago helado.

Tal vez pudimos hacer más cosas, pero al final, la compañía, que es lo que cuenta, siempre fue de lo mejor, por lo que yo disfrute enormemente con su visita.

Y ahora, para finalizar, unas fotitos:









Y de regalo, una para aquellos que todavía creen en el amor:

8 comentarios:

Marta dijo...

Yo me sentí como en casa! :D Vamos, ni mi madre me prepara un té con leche cuando vengo de la calle (claro que aquí no hay -12º de media XD) Fue un gran viaje y me lo pasé genial :) Mil gracias por acogerme ^^

Marta otra vez XD dijo...

Sigo pensando que los que hicieron el corazón ese eran unos quedaos de la vida. Hay que tener cojones XD

Alberto dijo...

Pues eso es lo importante. Gracias a ti por venir y por el regalo que me hiciste.

Jejejejejeje, los que hicieron el corazón eran gente con tiempo libre, sin más, jejejejeje.

Un besito

Lagape dijo...

Como para no disfrutar, ¡menudos paisajes! Parece un viaje apetecible a todos los niveles :)

Enrique Hervás dijo...

Como me aburría en el curro, me he venido a visitar tu blog. Y a la vista de las fotos, se te ha quedado cara de sueco macho, no sé si será por el frío :P

Aquí en Madrid yo ya me empiezo a morir de calor con la disipación de los putos servidores.

En fín, que suerte por allí, y no comas mucho reno que todavía queda alguno radiactivo.

Un abrazo!!!

Pipo.

Alberto dijo...

Pues nada Lagape, ya sabes que eres bienvenida si quieres disfrutar de él.

¡Qué cabrón estás hecho, Pipo! jejejejeje. Debe ser por el frío, que todos ponemos cara de congestión, jejejejejeje.

Pues aquí ayer nevó, one more time... y yo que creía que me había librado de la nieve... pues nada, ventisca guapa guapa, vamos, lo mejor para volver del trabajo en bici.

Y no he comido reno, y al paso que voy... creo que ni lo probaré, no te digo más.

Un abrazo

(Y te digo lo mismo que a Lagape, si te quieres animar... aquí siempre tendrás una cama y un plato de lentejas, jejejejeje)

frozenriwer dijo...

Haría un frío de pelotas pero por las fotos la ciudad se ve muy bonita, más incluso de cuando estuve yo en noviembre y con lluvia.

Alberto dijo...

Ya te digo que si hacía frío Alex, jejejejeje, pero también es verdad que daba gusto ver la ciudad. Tú tuviste mala suerte en la anterior visita, pero fijo que esta vez todo irá mucho mejor.

Ya no te queda nada