jueves, 29 de marzo de 2012

Sukhothai

Dos príncipes tailandeses, Pamuang y Bang Klanghao, lograron expulsar a los invasores jemeres de Sukhothai, entonces una pequeña fortificación fronteriza, durante el primer tercio del siglo XIII. Bang Klanghao fue entronizado rey en 1238 con el nombre de Indrathit, para dar así comienzo a la primera dinastía thai de puro derecho.

El esplendor del reino emergente fue en ascenso hasta alcanzar un punto álgido con Ramkhamhaeng, quien subió al trono en 1278 y extendió los limites de su reino, unificó el alfabeto thai, estableció relaciones con China con una visita al emperador Kublai Jan y se trajo artesanos chinos para enseñar a los nativos el arte de la porcelana.

Ocho reyes gobernaron Sukhothai, que entró en decadencia a mediados del siglo XIV. En 1365 se convirtió en vasallo de Ayutthaya, que había surgido con gran fuerza más al sur.

La moderna Sukhothai , como tal, no tiene nada. Alojarse allí resulta más económico y la cercanía con respecto al Parque Histórico de Sukhothai, unos 12 km, hace que proliferen allí los pequeños hoteles y albergues para motichileros. Nosotros recorrimos un poco la ciudad con unas bicicletas que nos prestaron en nuestro hotel para comer algo y echar un vistazo.

Por la mañana temprano, casi casi con el amanecer pisándonos los talones, nos levantamos para ir a recorrer el Parque Histórico de Sukhothai.
Tras coger un especie de furgoneta/autobús en la carretera principal, que nos llevaría hasta la puerta principal del complejo de templos de la antigua ciudad.
El mejor modo de recorrerlo es en bicicleta, a la entrada proliferan tiendas donde puedes alquilar alguna por menos de un euro.

El Parque, como tal, se divide en varias áreas, por las que hay que pagar distinto precio para entrar. La zona principal, que es por la que se accede, es la que contiene los templos o wats principales, estando a la cabeza de todos ellos el Wat Mahatat.
El Wat Mahatat es el templo más llamativo del complejo debido a sus estatuas de buda, el estanque que hay enfrente y las columnas que enmarcan el conjunto. Es, a su vez, el monasterio más grande del Parque Histórico y está circundado por unos muros de contención de 206 metros por 200. Fue erigido en el siglo XIII. Desde entonces ha acumulado en su recinto 198 chedis (estupas).

Existen un gran número de templos en el complejo, y unos cuantos fuera de él, por lo que uno puede pasar el día tranquilamente por allí observando los distintos tipos de arquitectura de cada uno de ellos, si bien, al final, debido principalmente a que somos europeos y no entendemos demasiado de estos asuntos, uno puede acabar un poco saturado y poco a poco parece que está viendo lo mismo una y otra vez.
Así que ya sabéis, tomarlo con calma, disfrutad del paseo en bici y relajaros viendo los templos, que al final lo que cuenta es pasar un rato agradable.

Os dejo unas cuantas fotos más para que podáis ver algún que otro templo más.






















Y esto es todo amigos, tengo más fotos pero tampoco es plan de aburrir al personal.

2 comentarios:

Lauphney dijo...

¡Sigue disfrutando y dándonos envidia de los preciosos parajes que conoces cuando los compartes con nosotr@s!

Alberto dijo...

Eso intento Lauphney, eso inteto. Tengo tantas entradas pendientes que tardare años en ponerme al dia, jejejeje.
Por lo pronto estoy rumbo a una nueva aventura, Vietnam.

Un besito