viernes, 18 de noviembre de 2011

Torrijas

Aquí os traigo unos de mis postres favoritos. Lo llevo preparando con mi madre desde que tengo uso de razón y es una de las primeras cosas que hice a mi vuelta a España, un buen puñado de torrijas.

La verdad es que es una receta de lo más sencilla, no tiene ningún misterio hacerla.

Existen multitud de variedades de torrijas, pero esto es como todo, en mi casa se hacen así, por lo que éstas son las que más me gustan. Aquellos que las prefieran con vino, con miel o con yo que sé... pues se tendrán que aguantar.

INGREDIENTES:
- 2 Barras de pan.
- 4 Huevos.
- Leche
- Azúcar.
- Canela.
- Anís.
- Aceite de girasol.

PREPARACIÓN:

- Lo primero de todo decir que las cantidades indicadas de los ingredientes son meramente orientativas, dependen de muchos factores. Lo bueno de esto es que se puede añadir más cantidad a medida que sea necesario.

- Para empezar hay que preparar varios platos cada uno contendrá lo siguiente:
  • Los huevos batidos.
  • La leche con un chorro de anís, un poco de azúcar y canela.
  • Abundante azúcar y canela.
  • Dos platos vacíos para escurrir.
- Se corta el pan, que ha de ser del día anterior, en rebanadas de algo menos de dos dedos de grosor.
- Se sumergen las rebanadas en el plato de la leche dejando que empapen bien. A continuación se pasan a uno de los platos vacíos para que escurran el posible sobrante de leche.
- Las rebanadas humedecidas en la leche se rebozan en el huevo y se ponen a freír en abundante aceite.
- Cuando están bien fritas por ambos lados se sacan y se ponen a escurrir en el segundo plato vacío. Transcurridos unos minutos, lo suficiente para que se puedan manipular bien, se pasan al plato con el azúcar y la canela y se rebozan bien.
- Para finalizar se sacuden un poco las torrijas para que suelten el posible exceso de azúcar y se presentan en la fuente.
- Ahora basta con repetir este proceso las veces que sea necesarias hasta completar todas las torrijas que queramos.

VARIANTES:
- Como ya los he dicho, existen multitud de formas de hacer torrijas, esta es sólo una de ellas, y mi favorita, obviamente. Las torrijas hechas de esta manera quedan muy muy jugosas y no empalagan para nada, creo que perfectamente podría comerme la fuente entera, jejejejeje, eso sí, acabaría en el hospital, pero más feliz que una perdiz.
- Cabe aclarar que en mi casa no tenemos freidora, lo hacemos en la sartén, como toda la vida. A medida que se van haciendo torrijas el aceite se va ensuciando (y gastando), llegará a un punto en el que será necesario cambiarlo porque sino las torrijas salen muy negras, tened esto en cuenta.

Como veis es un postre que no tiene mucho misterio, eso sí, se hace mejor en equipo, así, mientras uno se encarga del tema de la leche y freírlas, otro se encarga del rebozado en azúcar y en presentarlas. Para una persona sola igual es un poco engorroso, así que ya sabéis, trabajo en equipo.

Espero que os guste a todos

3 comentarios:

Flinkitunki dijo...

ñam ñam

Alberto dijo...

Sí, nos quedaron super buenas, la verdad, jejejejeje. Me puse hasta las cejas vamos ;)

Lauphney dijo...

Esta Navidad no he disfrutado yo con ganas de las torrijas de mi casa. A ver si hay nueva edición :P