martes, 16 de marzo de 2010

Granada (Marzo 2010)

Gracias al Ministerio de Educación y Ciencia, el cual ha tenido a bien ofertar becas para la realización de un curso de inmersión lingüística en inglés pues aquí un servidor ha tenido la oportunidad de conocer Granada.

Esta ha sido mi primera visita a la ciudad y la verdad es que no ha defraudado para nada, sus calles gozan de un encanto muy especial, que unido a la naturaleza de sus gentes le da a la ciudad un aire bohemio difícil de describir, pero bueno, no adelantemos acontecimientos.

El curso lo daba la UIMP en el hotel Monasterio Maciá de los Basilios, un hotel con encanto, tal y como rezaba el cartel a su entrada. Allí nos reunimos jóvenes (y no tan jóvenes) de los 3 puntos cardinales. Sí, digo 3 y no 4, porque de Galicia no había nadie. Bien, como venía diciendo, 14 estudiantes de muy diversas materias nos vimos allí reunidos con un mismo propósito: APRENDER INGLÉS.

La verdad es que no creo que lo consiguiésemos, o al menos yo no lo hice, pero desde luego sí lo pasamos muy bien. Además, he de decir, que sucedió algo terriblemente extraño para mí, puesto que es algo que no se daba desde el colegio, recuerdo el nombre de cada uno de mis compañeros:
  • En mi clase: Imanol, Sheila, Patricia, Pilar (y obviamente yo)
  • Grupo 1: Mar, LLorens, Marta, Antonio (que era mi compañero de habitación) y Toni.
  • Grupo 2: Luis, Sergio, Maria y Jesús.
Aquí podéis vernos a todos, bueno y a John (a la derecha, apoyado en la barra), que era uno de nuestros auxiliares de conversación. Un tipo simpático de Ontario.

En el curso nos mantuvo muy ocupados, teníamos clase de 9 a 6 con una hora para comer nada más. Después teníamos organizadas diversas actividades en compañía de nuestros auxiliares de conversación. El Lunes fueron unos juegos para conocernos todos un poco mejor. El martes paseo por la ciudad y unas tapitas. El miércoles libre, así que fuimos a recorrer un poco la ciudad y subimos al mirador de San Nicolás. El jueves salimos a tomar tapas y el viernes fuimos a la Alhambra.

Como se puede comprobar estuvimos realmente ocupados, así que pasamos mucho tiempo todos juntos, aquello fue una especie de GH, jejejejejeje.

El sábado, Alex, un amigo al que conocí este pasado verano en Malta y que es de Martos, tuvo la atención de acercarse por allí y pasé el día con él (y unos amigos suyos), así que pude recorrer otros lugares de la ciudad, como el Albaicin y el mirador de San Cristobal. Como mi amigo es un amante de la fotografía, aquí os dejo algunas fotos suyas.


Por cierto, Granada simplemente me encantó, estoy seguro de que volveré pronto.

2 comentarios:

Lagape dijo...

Qué experiencia más interesante. Yo cualquier día me apunto a un curso de esos, jejeje... No entiendo lo de que un punto cardinal sea Galicia, por cierto ¿?

Alberto dijo...

Es mi extraña manera de decir que no había nadie del norte (obviamente Galicia no es ningún punto cardinal).

Y los cursos están fenomenal, son muy recomendables, jejejejeje.