miércoles, 23 de febrero de 2011

El cuarto poder y la llegada de Raúl

Según dicen, un individuo no puede cambiar nada, todo el poder está en manos de unos pocos que no escuchan las voces del pueblo. El pueblo soberano ya no tiene voz, sólo vale lo que vale una papeleta, es decir, bien poco. La sociedad está "aborregada", se deja llevar hacia donde sus dirigentes quieren, y es completamente incapaz de alzar la voz.

Hoy, en cambio, se ha demostrado que esto no es verdad. Tal vez no fuese un individuo, sino sesenta, pero fueron sesenta que actuaron con una única voz, con un único objetivo:

- SACAR A SU COMPAÑERO DE LIBIA LO MÁS RÁPIDO POSIBLE

Sesenta personas completamente desconocidas hace medio año hicieron todo lo que pudieron para que el caso de su compañero no cayese en el olvido, que no desapareciese entre las sombras de otra guerra más.

Se demostró que todos tenían algo que aportar, y así lo hicieron, dieron la voz de alarma a los medios y, por fortuna, el cuarto poder estuvo al quite. La presión mediática logro que la autoridades se pusieran en marcha, tarde y mal, pero lo hicieron.

Al final, lo único importante es que nuestro compañero ha llegado a España a salvo, aunque en unos días será momento de sentarse a valorar muchas cosas, como por qué se ha actuado tan despacio...

2 comentarios:

hoyhabloyo dijo...

Me has quitado el pensamiento de los dedos. Tenía pendiente escribir algo parecido.

Enhorabuena a todos por el trabajao realizado, ahora a aguantar posibles chaparrones, separados pero unidos, como siempre...

Alberto dijo...

Es un placer expresar con palabras el pensamiento que, creo, hemos tenido todos.

Un abrazo a todos