lunes, 4 de abril de 2011

Quesada pasiega

Hoy vengo con uno de mis dulces preferidos, tal vez puede que sea el que más me guste. Y esto, queridos amigos, es mucho decir, teniendo en cuenta que estáis leyendo el blog de un gordo que disfruta más comiendo que respirando.

INGREDIENTES:
- 1 Vaso de leche.
- 1 Vaso de yogur.
- 1 Vaso de azucar.
- 1 Vaso de harina.
- 2 Huevos.
- 1/3 Tarrina de queso para untar.
- 75 Gramos de mantequilla.
- 1 Cucharadita de levadura.
- Canela en polvo.

PREPARACIÓN:

- Se mezcla todo bien excepto los huevos, que se baten aparte y se agregan al final. La mantequilla se mete unos segundos en el microondas para que se derrita y así facilitar su mezcla con el resto de ingredientes.
- Precalentar el horno a temperatura máxima en posición arriba y abajo.
- Se vierten todos los ingredientes mezclados en la bandeja del horno. Para facilitar el desmoldado conviene untar mantequilla por ésta, pero si tienes una bandeja de teflón (como es mi caso) esto no es necesario.
- Espolvorear la canela al gusto sobre la mezcla de modo que quede una capa homogénea.
- Introducir la bandeja en el horno y reducir la temperatura a uno 180º.
- Cuando la parte superior de la quesada esté doradita es que ya está listo. Para comprobarlo se introduce un palillo, este tiene que salir más o menos limpio. No es necesario que quede limpio del todo puesto que este postre termina de cuajarse cuando se enfría.

VARIANTES:
- En mi investigación acerca de cómo realizar este suculento postre he encontrado múltiples modos de hacerlo. Ésta que yo he presentado está sacado de las recetas del Monasterio de la Santa Cruz en Cantabria, las monjitas no pueden equivocarse.
- La principal variante con respecto a la receta original es la sustitución de los quesitos por queso para untar. Si preferís utilizar quesitos, lo que indican las monjas es que se utilicen 3.
- Las monjas tampoco comentan nada sobre el uso de la canela, esto lo saqué yo de otra receta. Del mismo modo, en otras recetas sugerían añadir canela a la mezcla.
- En otros lugares también he visto que sugieren añadir un chorrito de zumo de limón, así como cáscara de limón rayada. Alguna receta incluye una pizca de sal.
- Por último os dejo una PÁGINA muy interesante que habla sobre conversiones entre pesos y medidas. Pos si no habéis reparado en ello, es la primera vez que hablo de un peso (con la mantequilla). Para mí ha sido fácil, ya que la pieza de mantequilla que yo compro pesa 200 gramos, así que he añadido algo menos de la mitad y listo. Según la página que os sugiero, 75 gramos de mantequilla vienen siendo 5 cucharadas soperas.

Estoy sumamente orgulloso de este postre. Aunque esté mal que yo lo diga hay que reconocer que me ha quedado estupendo, tiene un sabor perfecto, aquel que me viene a la mente cuando recuerdo las quesadas que me he comido por tierras cántabras.

Como podéis ver, y una vez más, es un postre que no tiene ningún misterio. Los ingredientes son muy comunes, estoy seguro de que todos tenéis todo lo necesario en vuestras cocinas, así que no hay excusa para no intentarlo.

Espero vuestras fotos.

6 comentarios:

Lester dijo...

Los COMEX de la oficina confirmamos que estaba muy bueno.

Irene dijo...

¡¡Damos fe!! ¡Es lo que más me gusta! Deja las magdalenas para las visitas, a los de casa haznos esto. La próxima vez quiero de la parte del centro con canela, ñam. ñam.

Marta-chan dijo...

Jope tiene pintaza! Cuando vuelvas a casa te invitamos a una bbq pero tú pones el postre :D

Alberto dijo...

Sí, estoy muy orgulloso de este postre.

Gracias Lester.

La próxima vez os cobro 100 coronas por tomar Irene, la primera es gratis, pero la segunda...

En mi casa de España el horno es un sitio donde se meten las sartenes, no lo sé ni encender Marta-chan.

Un besito

Marta-chan dijo...

Y eso queeeeee jajaa yo te presto el mío, que si que sé ponerlo :D

Alberto dijo...

La gracia de que publique mis recetas es que las intentéis vosotros también, si voy yo a tu casa a prepararte las cosas, ¿qué gracia tiene?